Biograf铆as de personajes influyentes de la historia

Biograf铆a de: S茅neca, Lucio Anneo

S茅neca, Lucio Anneo
El fil贸sofo romano S茅neca en un fresco que se exhibe en el Museo Arqueol贸gico Nacional de N谩poles.

Espa帽a, Europa

Fil贸sofo hispanorromano.

Biografía:
(C贸rdoba, h. 4-Roma, 65) Fil贸sofo hispanorromano. Perteneci贸 a una familia acomodada de la provincia B茅tica del Imperio Romano. Su padre fue un ret贸rico de prestigio, cuya habilidad dial茅ctica fue muy apreciada luego por los escol谩sticos, y cuid贸 de que la educaci贸n de su hijo en Roma incluyera una s贸lida formaci贸n en las artes ret贸ricas, pero S茅neca se sinti贸 igualmente atra铆do por la filosof铆a, recibiendo ense帽anzas de varios maestros que lo iniciaron en las diversas modalidades de la doctrina estoica por entonces popular en Roma. Emprendi贸 una carrera pol铆tica, se distingui贸 como abogado y fue nombrado cuestor. Su fama, sin embargo, disgust贸 a Cal铆gula, quien estuvo a punto de condenarlo en el 39. Al subir Claudio al trono, en el 41, fue desterrado a C贸rcega, acusado de adulterio con una sobrina del emperador. Ocho a帽os m谩s tarde fue llamado de nuevo a Roma como preceptor del joven Ner贸n y, cuando 茅ste sucedi贸 a Claudio en el 54, se convirti贸 en uno de sus principales consejeros, cargo que conserv贸 hasta que, en el 62, viendo que su poder disminu铆a, se retir贸 de la vida p煤blica. En el 65 fue acusado de participar en la conspiraci贸n de Pis贸n, con la perspectiva, seg煤n algunas fuentes, de suceder en el trono al propio Ner贸n; 茅ste le orden贸 suicidarse, decisi贸n que S茅neca adopt贸 como liberaci贸n final de los sufrimientos de este mundo, de acuerdo con su propia filosof铆a.
En general, su doctrina era la de los antiguos estoicos, aunque, en numerosos aspectos, incorpor贸 a ella su propia visi贸n personal y hasta la de pensadores de escuelas antag贸nicas, como Epicuro, al que cita a menudo en t茅rminos aprobatorios; con ello no hizo sino ejemplificar el esp铆ritu ecl茅ctico y sint茅tico caracter铆stico del 芦estoicismo nuevo禄 propio de su 茅poca, del cual fue el m谩ximo exponente. La filosof铆a era, para 茅l, un asunto fundamentalmente pr谩ctico, cuyo principal objetivo era el de encaminar a los hombres hacia la virtud, comunic谩ndoles el conocimiento de la naturaleza del mundo y de su propio lugar en 茅l para que ello los hiciera capaces de guiar sus vidas de acuerdo con la voluntad divina. En este sentido, la l贸gica y la f铆sica proporcionan un fundamento a la 茅tica pero no ocupan su lugar, sino que est谩n subordinadas a ella como lo estaban ya en el antiguo estoicismo; a este 煤ltimo, S茅neca aporta esfuerzo, que aplica a persuadir del deber de obrar y pensar rectamente, m谩s que a demostrar la verdad de un conjunto de enunciados 茅ticos normativos. Se vale, para ello, de la descripci贸n v铆vida de los beneficios de la virtud y las desventajas del vicio; en la comprensi贸n de que todos los bienes y males de este mundo son transitorios radica la autosuficiencia del verdadero sabio, quien, para conseguirla, debe liberarse de sus emociones, juicios equivocados acerca del valor de las cosas. El tono moral de S茅neca est谩 cargado de acentos religiosos que lo aproximan al te铆smo y llevaron a pensar en la posibilidad de que fuera cristiano, circunstancia que trat贸 de probarse a trav茅s de una supuesta correspondencia con san Pablo, que result贸 ser ap贸crifa. En sus escritos sobre ciencias naturales trat贸, en particular, de los terremotos y su relaci贸n con los volcanes; aunque, en general, recogi贸 las opiniones de los antiguos sobre diversos temas, a帽adi贸 algunas reflexiones personales interesantes, como el vaticinio de una futura explicaci贸n de los cometas como verdaderos cuerpos celestes. Fue tambi茅n autor de nueve piezas dram谩ticas, inspiradas en modelos griegos cl谩sicos y que son, de hecho, estudios de las tensiones emocionales a que se ven sometidos los personajes, destinadas a ser le铆das m谩s que representadas; escribi贸 as铆 mismo una magistral y mordaz s谩tira de la deificaci贸n del emperador Claudio.

Citas:
芦No existe filosof铆a sin bondad, ni tampoco bondad sin filosof铆a.禄

Véase:
Cal铆gula, Claudio I, Montaigne, se帽or de, Ner贸n

Crono: Ubicar en la línea de tiempo