Biograf铆as de personajes influyentes de la historia

Biograf铆a de: Pit谩goras

Pit谩goras
Busto de Pit谩goras que se conserva en el Museo Capitolino de Roma. Fundador de una influyente escuela, especialmente interesada por las matem谩ticas, su figura s贸lo nos ha llegado a trav茅s de sus disc铆pulos.

Grecia, Europa

Fil贸sofo y matem谩tico griego.

Biografía:
(isla de Samos, actual Grecia, h. 572 a.C.-Metaponto, hoy desaparecida, actual Italia, h. 497 a.C.) Fil贸sofo y matem谩tico griego. Se tienen pocas noticias de su vida que puedan considerarse fidedignas, ya que su condici贸n de fundador de una secta religiosa propici贸 la temprana aparici贸n de una tradici贸n legendaria en torno a su persona. Parece seguro que fue hijo de Mnesarco y que la primera parte de su vida la pas贸 en Samos, la isla que probablemente abandon贸 unos a帽os antes de la ejecuci贸n de su tirano Pol铆crates, en el 522 a.C. Es posible que viajara entonces a Mileto, para visitar luego Fenicia y Egipto; en este 煤ltimo pa铆s, cuna del conocimiento esot茅rico, se le atribuye haber estudiado los misterios, as铆 como geometr铆a y astronom铆a. Algunas fuentes dicen que march贸 despu茅s a Babilonia con Cambises, para aprender all铆 los conocimientos aritm茅ticos y musicales de los sacerdotes. Se habla tambi茅n de viajes a Delos, Creta y Grecia antes de establecer, por fin, su famosa escuela en Crotona, donde goz贸 de considerable popularidad y poder. La comunidad liderada por Pit谩goras acab贸, plausiblemente, por convertirse en una fuerza pol铆tica aristocratizante que despert贸 la hostilidad del partido dem贸crata, de lo que deriv贸 una revuelta que lo oblig贸 a pasar los 煤ltimos a帽os de su vida en Metaponto. La comunidad pitag贸rica estuvo seguramente rodeada de misterio; parece que los disc铆pulos deb铆an esperar varios a帽os antes de ser presentados al maestro y guardar siempre estricto secreto acerca de las ense帽anzas recibidas. Las mujeres pod铆an formar parte de la cofrad铆a; la m谩s famosa de sus adheridas fue Teano, esposa quiz谩 del propio Pit谩goras y madre de una hija y de dos hijos del fil贸sofo.
El pitagorismo fue un estilo de vida, inspirado en un ideal asc茅tico y basado en la comunidad de bienes, cuyo principal objetivo era la purificaci贸n ritual (catarsis) de sus miembros a trav茅s del cultivo de un saber en el que la m煤sica y las matem谩ticas desempe帽aban un papel importante. El camino de ese saber era la filosof铆a, t茅rmino que, seg煤n la tradici贸n, Pit谩goras fue el primero en emplear en su sentido literal de 芦amor a la sabidur铆a禄. Tambi茅n se le atribuye haber transformado las matem谩ticas en una ense帽anza liberal mediante la formulaci贸n abstracta de sus resultados, con independencia del contexto material en que ya eran conocidos algunos de ellos; 茅ste es, en especial, el caso del famoso teorema que lleva su nombre y que establece la relaci贸n entre los lados de un tri谩ngulo rect谩ngulo, una relaci贸n de cuyo uso pr谩ctico existen testimonios procedentes de otras civilizaciones anteriores a la griega. El esfuerzo para elevarse a la generalidad de un teorema matem谩tico a partir de su cumplimiento en casos particulares ejemplifica el m茅todo pitag贸rico para la purificaci贸n y perfecci贸n del alma, que ense帽aba a conocer el mundo como armon铆a; en virtud de 茅sta, el universo era un cosmos, es decir, un conjunto ordenado en el que los cuerpos celestes guardaban una disposici贸n arm贸nica que hac铆a que sus distancias estuvieran entre s铆 en proporciones similares a las correspondientes a los intervalos de la octava musical. En un sentido sensible, la armon铆a era musical; pero su naturaleza inteligible era de tipo num茅rico, y si todo era armon铆a, el n煤mero resultaba ser la clave de todas las cosas. La voluntad unitaria de la doctrina pitag贸rica quedaba plasmada en la relaci贸n que establec铆a entre el orden c贸smico y el moral; para los pitag贸ricos, el hombre era tambi茅n un verdadero microcosmos en el que el alma aparec铆a como la armon铆a del cuerpo. En este sentido, entend铆an que la medicina ten铆a la funci贸n de restablecer la armon铆a del individuo cuando 茅sta se viera perturbada, y, siendo la m煤sica instrumento por excelencia para la purificaci贸n del alma, la consideraban, por lo mismo, como una medicina para el cuerpo. La santidad predicada por Pit谩goras implicaba toda una serie de normas higi茅nicas basadas en tab煤es como la prohibici贸n de consumir animales, que parece haber estado directamente relacionada con la creencia en la transmigraci贸n de las almas; se dice que el propio Pit谩goras declar贸 ser hijo de Hermes, y que sus disc铆pulos lo consideraban una encarnaci贸n de Apolo.

Véase:
Arqu铆medes, Euclides, Her贸n de Alejandr铆a, Leonardo de Pisa, Pappo o Pappus de Alejandr铆a

Crono: Ubicar en la línea de tiempo