Biografías de personajes influyentes de la historia

Biografía de: Heidegger, Martin

Heidegger, Martin
Retrato de Martin Heidegger. Su obra sigue marcando, en gran medida, la frontera entre los distintos modos de hacer filosofía.

Alemania, Europa

Filósofo alemán.

Biografía:
(Messkirch, Alemania, 1889-Todtnauhaberg, actual Alemania, 1976) Fil√≥sofo alem√°n. Disc√≠pulo de Husserl, su indiscutible preminencia dentro de la filosof√≠a continental se ha visto marcada siempre por la pol√©mica, sobre todo la de su adhesi√≥n al r√©gimen nacionalsocialista, manifestada en el discurso que pronunci√≥ en la toma de posesi√≥n de la c√°tedra en la Universidad de Friburgo (1933). La renuncia a la c√°tedra, muy poco despu√©s de ocuparla, no evit√≥ que en 1945 fuera destituido como docente en Friburgo, tras la ocupaci√≥n de Alemania por los aliados. S√≥lo en el a√Īo 1952 se reincorpor√≥, si bien su actividad acad√©mica fue ya mucho menos constante. Aunque recibi√≥ de algunos de sus disc√≠pulos, como Marcuse, la sugerencia insistente de que se retractara p√ļblicamente de su discurso de 1933, el fil√≥sofo desestim√≥ el consejo y nunca quiso dar explicaciones. Si bien para algunos es imposible abordar su obra sin reservas, la mayor√≠a de fil√≥sofos y estudiosos actuales prefieren tomar el trabajo de Heidegger en su sentido estrictamente filos√≥fico, que no resulta menos controvertido. Desde la filosof√≠a anal√≠tica, su obra ha sido criticada con dureza, sobre todo por Carnap. Pero el pensamiento heideggeriano tambi√©n ha suscitado adhesiones entusiastas: as√≠, la filosof√≠a francesa de las d√©cadas de 1960 y 1970 (Derrida, L√©vinas, Ricoeur) admir√≥ la capacidad de precisi√≥n de su lenguaje, as√≠ como su aportaci√≥n al discurso human√≠stico. La obra de Heidegger suele entenderse como separada en dos per√≠odos distintos. El primero viene marcado por Ser y tiempo, obra que, pese a quedar incompleta, plantea buena parte de las ideas centrales de todo su pensamiento. En ella, el autor parte del presupuesto de que la tarea de la filosof√≠a consiste en determinar plena y completamente el sentido del ser, no de los entes, entendiendo por ¬ęser¬Ľ (aunque la definici√≥n de este concepto ocupa toda la obra del autor, y es en cierto sentido imposible), en general, aquello que instala y mantiene a los entes concretos en la existencia. En la comprensi√≥n heideggeriana, el hombre es el ente privilegiado al que interrogar por el ser, pues s√≥lo a √©l ¬ęle va¬Ľ su propio ser, es decir, mantiene una espec√≠fica relaci√≥n de reconocimiento con √©l. La forma espec√≠fica de ser que corresponde al hombre es el ¬ęSer-ah√≠¬Ľ (Dasein), en cuanto se halla en cada caso abocado al mundo, lo cual define al ¬ęser-ah√≠¬Ľ como ¬ęSer-en-el-mundo¬Ľ. La distinci√≥n de la filosof√≠a moderna, desde Descartes, entre un sujeto encerrado en s√≠ mismo que se enfrenta a un mundo totalmente ajeno es inconsistente para Heidegger: el ser del hombre se define por su relaci√≥n con el mundo, que es adem√°s pr√°ctica (¬ęser a-la-mano¬Ľ) antes que te√≥rica (¬ęser ante-los-ojos¬Ľ). Estas categor√≠as le sirven para comprender por d√≥nde pasa la diferencia entre una vida aut√©ntica, que reconozca el car√°cter de ¬ęca√≠da¬Ľ que tiene la existencia, es decir, la imposibilidad de dominar su fundamento (el ser), y una vida inaut√©ntica o enajenada, que olvide el ser en nombre de los entes concretos. La dimensi√≥n temporal del ser, en cuanto proyecto del ¬ęser-ah√≠¬Ľ y enfrentamiento a la muerte (el ser-ah√≠ es tambi√©n ¬ęser-para-la-muerte¬Ľ), ser√≠a el otro gran olvido de la filosof√≠a cl√°sica. El esfuerzo de Heidegger por pensar el ser como relaci√≥n de los entes en el tiempo est√° en la base del posterior movimiento hermen√©utico.
En la segunda etapa de su pensamiento, el fil√≥sofo estudia la historia de la metaf√≠sica como proceso de olvido del ser, desde Plat√≥n, y como ca√≠da inevitable en el nihilismo (cuando se piensa el ente tan s√≥lo, √©ste termina por aparecer vac√≠o). En sus √ļltimas obras, realiza un acercamiento al arte como lugar privilegiado donde se hace presente el ser. Para Heidegger, se hace tambi√©n necesario rehabilitar los saberes te√≥rico-human√≠sticos, a fin de mostrar que lo que constituye a todo hombre en cuanto tal no es su capacidad material de alterar el entorno, sino la posibilidad que tiene de hacer el mundo habitable: el hombre debe comprender que no es ¬ęel se√Īor del ente sino el pastor del ser¬Ľ y que ¬ęel lenguaje es la casa del ser¬Ľ. Antes que la t√©cnica, el lenguaje, y en general la conciencia (la capacidad de interrogarse del Dasein), son los dos elementos que constituyen al hombre en cuanto existente o, lo que es lo mismo, en cuanto hombre.


Obras:
La doctrina del juicio en el psicologismo (Die Lehre vom Urteil im Psychologismus. Ein kritisch-positiver Beitrag zur Logik, 1914)
El concepto de tiempo en la ciencia histórica (Der Zeitbegriff in der Geschichtswissenschaft, 1916)
Ser y tiempo (Sein und Zeit, I, 1927)
Kant y el problema de la metafísica (Kant und das Problem der Metaphysik, 1929)
¬ŅQu√© es la metaf√≠sica? (Was ist Metaphysik?, 1929)
Hölderlin y la esencia de la poesía (Hölderlin und das Wesen der Dichtung, 1937)
Carta sobre el Humanismo (Brief √ľber den Humanismus, 1947)
Introducción a la metafísica (Überwindung der Metaphysik, 1956)
¬ŅQu√© es la filosof√≠a? (Was ist das, die Philosophie?, 1956)
Identidad y diferencia (Identität und Differenz, 1957); Nietzsche (1961).

Citas:
¬ęLa interpretaci√≥n no es el tomar conocimiento de lo comprendido, sino el desarrollo de las posibilidades proyectadas en el comprender.¬Ľ

Ser y tiempo

Véase:
Arendt, Hannah, Aristóteles, Foucault, Michel, Gadamer, Hans-Georg, Parménides de Elea, Platón, Sartre, Jean-Paul

Crono: Ubicar en la línea de tiempo