Biografías de personajes influyentes de la historia

Biografía de: David

David
El m√≠tico David, rey de Israel, tocando la lira, seg√ļn una miniatura et√≠ope del s. XV que se conserva en la Biblioteca Nacional de Par√≠s.

Israel, Asia

Segundo rey de Israel (h. 1002 a. C.-h. 970 a.C.) y figura central del Antiguo Testamento.

Biografía:
(Bel√©n, actual Israel, h. 1040 a.C.-Jerusal√©n, id., h. 970 a.C.) Segundo rey de Israel (h. 1002 a. C.-h. 970 a.C.) y figura central del Antiguo Testamento. Octavo y √ļltimo hijo de Jes√© o Isa√≠, miembro de una de las principales familias de la tribu de Jud√°, el profeta Samuel lo ungi√≥ en secreto soberano de los hebreos cuando no era m√°s que un muchacho que cuidaba los reba√Īos paternos en Bel√©n. Siendo a√ļn adolescente, su habilidad musical y la c√©lebre victoria que obtuvo, seg√ļn la tradici√≥n, sobre el gigante filisteo Goliat le ganaron el favor del rey Sa√ļl, monarca que hab√≠a conseguido unificar en un solo Estado los antiguos reinos de Jud√° e Israel, y con cuya hija Micol contrajo matrimonio. Pese a su aprecio inicial, Sa√ļl acab√≥ recelando de la popularidad de David, quien se vio obligado a huir de la corte y vagar durante a√Īos por las monta√Īas de Jud√°, per√≠odo en que lleg√≥ a ponerse temporalmente al servicio de los filisteos. A la muerte de Sa√ļl, las tribus del sur lo proclamaron rey de Jud√° en Hebr√≥n (h. 1010 a.C.), pero tuvo que derrotar a Isb√≥set, hijo y sucesor del anterior monarca, en una larga guerra civil, para ser reconocido tambi√©n como soberano de Israel por las tribus septentrionales (h. 1002 a.C.). Gracias a una decidida pol√≠tica exterior expansionista, David logr√≥ extender los l√≠mites de su reino desde el mar Mediterr√°neo hasta el r√≠o √Čufrates, y desde el L√≠bano hasta el Mar Rojo, tras someter a los pueblos vecinos (amonitas, arameos, edomitas, filisteos y moabitas) y arrebatar la ciudad de Jerusal√©n a los jebuseos. En pol√≠tica interior, desarroll√≥ una intensa labor unificadora y centralizadora, plasmada en la constituci√≥n de una clase de funcionarios, la creaci√≥n de un ej√©rcito profesional y, sobre todo, la elecci√≥n de Jerusal√©n como capital pol√≠tica y centro religioso de Israel. Su reinado, sin embargo, se vio empa√Īado por las tensiones entre las diferentes tribus hebreas y por las intrigas palaciegas urdidas por sus numerosas esposas e hijos, como fueron la sublevaci√≥n de Absal√≥n, muerto por el general Joab despu√©s de haberse proclamado rey en Jerusal√©n, o la rebeli√≥n de Adon√≠as, primog√©nito del soberano, agraviado por la decisi√≥n paterna de designar como sucesor al trono a su hermanastro Salom√≥n. El mayor logro pol√≠tico de David fue, sin duda, la creaci√≥n de una naci√≥n unida y poderosa, de car√°cter marcadamente teocr√°tico, aunque de corta vida, ya que desapareci√≥ poco despu√©s de la muerte de su hijo Salom√≥n (929 a.C.), mientras que en la esfera religiosa destacan sus composiciones po√©ticas ¬Ėse le reconoce la autor√≠a de un total de 73 salmos¬Ė y el proyecto de construir un gran templo en Jerusal√©n para albergar el Arca de la Alianza, edificio que habr√≠a de erigir su sucesor en el trono. La trascendencia de la obra dav√≠dica propici√≥ que la figura del monarca fuese muy pronto idealizada por el pueblo hebreo como modelo mesi√°nico, arquetipo que fue posteriormente adoptado por el cristianismo al presentar a Cristo como descendiente de David ¬Ė¬ęel √°rbol de Jes√©¬Ľ¬Ė e identificar a la Iglesia con ¬ęel nuevo Israel¬Ľ. Por este motivo, ha sido representado con frecuencia en el arte cristiano, unas veces como rey y otras como m√ļsico, en este √ļltimo caso retomando la tem√°tica iconogr√°fica pagana de Orfeo. Cabe destacar, no obstante, las representaciones escult√≥ricas que nos han legado algunos de los m√°s importantes artistas del Renacimiento italiano, entre las que sobresale la de Miguel √Āngel, en la que David aparece con la apariencia apol√≠nea del pastor adolescente vencedor de Goliat.

Véase:
Jezabel, Herodes el Grande, Nabucodonosor II, Salom√≥n, Sa√ļl

Crono: Ubicar en la línea de tiempo